UCM y alimentación

Como practicante de Un Curso de Milagros (UCM) he encontrado en el libro de texto párrafos en los que se me insta a dejar de considerarme como un cuerpo. Y en el libro de ejercicios hay uno que consiste en repetir “A mí no me rigen las leyes de este mundo”. En vista de que siempre había tenido problemas de sobrepeso, me alegré mucho, pensé que las leyes de la nutrición son leyes de este mundo y que debía abandonarlas. Eso hice, pero subí un poco de peso y mis exámenes sanguíneos seguían mostrando la deficiencia de hierro que había padecido desde la infancia.

Entonces me enteré de que Rosa María Win, la traductora de UCM, preguntó al Espíritu Santo qué debería de hacer con este tema de la alimentación y recibió la respuesta de que era bueno comer cosas verdes, mejor aún era dejar de comer, pero lo mejor de lo mejor era gobernar la mentepara que el tema de qué comer o qué no comer fuera irrelevante.

Esto me hizo mucho sentido cuando leí el libro de Yasmuheen, “Nutrición divina”. Esta mujer “pránica”, que lleva más de 15 años sin comer nada y sigue viva y saludable, cuenta que cuando publicó su primer libro al respecto para compartir sus experiencias (“Vivir de la luz”), algunas chicas anoréxicas dejaron de comer y se murieron. Después de eso comprendió que ella pudo lograrlo porque sus frecuencias cerebrales eran distintas a las de estas chicas. Sólo si tu encefalograma reporta constantes ondas theta, delta o gama, puedes lograrlo; pero si tus ondas de pensamiento son como las de la mayoría de los habitantes del planeta, o sea, alfa y beta, no has trascendido las leyes de este mundo y sigues atado a ellas, por lo tanto, si dejas de comer, mueres por inanición.

Siguiendo el ejemplo de Rosa María Win, se me ocurrió preguntar al Espíritu Santo qué debería de comer yo específicamente dado el promedio de mis ondas de frecuencia cerebrales en aquellos momentos. Le pedí que me enviara su respuesta a través del medio en el que confío más que son los sueños.

Soñé que una persona que admiro mucho me decía que tenía que comer hojas de coca para rellenar mis depósitos de hierro.

Al buscar información acerca de la hoja de coca, encontré que es uno de los alimentos más nutritivos del planeta, y entre otras cosas, corrige problemas serios de desnutrición o asimilación, en particular de hierro, calcioy vitamina B-12. (James, A., Aulick, D., Plowman,T., “Nutritional Values of Coca”, Botanical Museum Leaflets, Harvard University, 1975., Citado en Los mitos de la coca:

Me hice unos exámenes de química sanguínea antes y después de tomar 2 cucharaditas de hojas de coca deshidratadas y pulverizadas (harina de coca) todas las mañanas durante dos meses. Mi anemia desapareció en este corto lapso de tiempo gracias a la respuesta onírica del Espíritu Santo.

Esa noche soñé también con un ave, un hermoso flamingo.

Investigando acerca del simbolismo de este animal de poder y su zoología, descubrí que obtiene el pigmento para su hermoso color de plumas comiendo unas algas que contienen betacarotenoun flavonoide antioxidante precursor de la vitamina A, involucrado en diversos procesos de regeneración celular y el buen funcionamiento del sistema inmune.

Entonces busqué los alimentos que más betacaroteno contenían y estuvieran a mi alcance. Entre ellos encontré espinacas, verdolagas, berros, borrajas, espárragos, diente de león, acelgas, brócoli, albahaca, nopales, algas como la espirulina y muchas otras cosas verdes.

Para saber más al respecto compré un libro excelente que se llama “La revolución verde”. Su autora afirma que los chimpancés, al compartir nuestro genoma de ADN en mayor proporción que cualquier otro animal, debieran servirnos como modelo en cuanto a hábitos de alimentación. Ellos comen una proporción de hojas verdes mucho mayor que los humanos y construyen músculos fuertes, sin comer carne, porque las hojas verdes tienen todos los aminoácidos precursores de la proteína que requiere el cuerpo y son más fáciles de asimilar.

Desde entonces he estado reflexionando e investigando mucho al respecto. He descubierto varias cosas interesantes que quiero compartir a través de diferentes textos que iré publicando en esta sección de salud.

Ir al siguiente: Comer cosas verdes: salud mental y alimentación.

Karina Malpica
Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *