La puerta de las drogas

Pensando consciente o incosncientemente que debe haber algo más allá de nuestra limitada percepción acerca de nosotros mismos y nuestra sociedad, en ocasiones abrimos la puerta de las plantas, hongos, animales y alcaloides psicoactivos.

amanita muscaria

¿Para qué sirven?

A través de ellos podemos explorar
distintas formas de percepción sensorial
distintos matices anímicos, distintas áreas
de nuestro inconciente personal y colectivo,
así como distintas capacidades de nuestra poderosa y desconocida mente.

botones de peyote utilizados por los huicholes y otras culturas de México y Norteamérica

Es por eso que resultan atractivos
para ciertas personas
y temibles para muchas otras...

¿Cómo se usaban antes?

Dentro de rituales iniciáticos
y celebraciones de carácter espiritual,
nuestros ancestros usaban plantas y sustancias psicoactivas para:

  • sanar,
  • ser felices,
  • comulgar con lo divino,
  • comunicarse con espíritus o entidades propios de otras dimensiones,
  • realizar viajes fuera del cuerpo y
  • recibir conociemiento.

¿Cómo los usamos ahora?

Hay gente que continúa consumiéndolas
con los mismos propósitos de la
antigüedad.

Hojas de coca

Sin embargo, muchas veces,
en nuestra cultura contemporánea:

  • las desacralizamos,
  • las industrializamos,
  • las vendemos de manera ilegal y
  • solemos abusar de ellas.

Esnifando cocaina

Les damos el mismo uso que a las drogas
que llamamos medicinas: el de palear los síntomas de la enfermedad de nuestra
mente sin solucionar su verdadera causa.

Nos hemos acostumbrado a estar enfermos. Nos hemos acostumbrado a aceptar la infelicidad como algo normal y lo contrario resulta sospechoso para los estándares de nuestra sociedad.

Drogas de psiquiatras

Nuestros médicos y psiquiatras ortodoxos consideran que la euforia es un estado patológico, sin tomar en cuenta que etimológicamente eu significa normal, por lo tanto, nuestra ausencia de euforia, o sea nuestra disforia habitual (dis significa carencia), es lo que tendemos a considerar como anormal.

amapola o adormidera, fuente de alcaloides como la morfina y la heroína

Debido a ello, los únicos usos que nuestra medicina occidental considera lícitos y aceptables para los psicoactivos son:

  • la supresión de las señales
    neurológicas del dolor corporal y
  • las diversas manifestaciones de
    nuestros trastornos psicológicos.

Siempre bajo prescripción y riguroso
control médico, claro está...

Lo más probable es que quienes nos sentimos inclinados a explorar las drogas psicoactivas, en un principio las utilizamos por una mezcla de sana curiosidad combinada con nuestro intento -conciente o inconciente- de escapar del sufrimiento y encontrar la forma de sentirnos verdadera y constantemente felices.

Pero como hemos perdido de vista el conocimiento de nuestros ancestros, rara vez nuestro propósito es el de utilizarlas para cuestionarnos o cambiar el estado de las cosas. La nuestra es una generación
sin cadenas visibles y por lo mismo
es una de las más sometidas.

Dicho llanamente:
muchos utilizamos los psicoactivos
para seguir soportando lo que no nos gusta en vez hacer algo para cambiarlo.


¿Existe otra forma de poder usarlos?

Sí, y afortunadamente cada vez somos más las personas que estamos interesadas en hacerlo. Afortunadamente han subsistido reductos de personas que han preservado las bases del conocimiento ancestral.

Y somos bastantes los investigadores
que buscamos rescatarlos, difundirlos y aplicarlos en nuestra vida cotidiana

También es satisfactorio señalar que a pesar de los peligros y obstáculos que supone la prohibición de los principales psicoactivos, no son pocos los psicólogos y psiquiatras que han seguido estudiándolos.

Algunos de ellos incluso han continuado empleándolos clandestina o veladamente en sus prácticas terapéuticas y han obtenido impresionantes resultados al combinarlos con los conocimientos de la psicología contemporánea.

Paralelamente estamos presenciando un resurgimiento del chamanismo ligado a las llamadas plantas de poder.

De allí la importancia de rescatar nuestras tradiciones y nuestra sabiduría ancestral,
de revisar las fuentes de nuestros conocimientos místicos y esotéricos al respecto; y de allí también el apremio de revisar y replantear nuestra legislación internacional en materia de drogas.

Necesitamos abrir nuevamente los causes
de la investigación pública y privada a fin de continuar estudiando y empleando estas sustancias maravillosas que pueden convertirse en poderosas herramientas de autoconocimiento bajo el contexto, el conocimiento y el propósito adecuados.

Las plantas y sustancias psicoactivas no son la única vía de autotransformación, pero sí son un camino dinámico y veloz cuando sabemos emplearlas.

Potencialmente nos ofrecen la oportunidad de ayudarnos a acelerar nuestro desarrollo personal y colectivo, aunque el verdadero trabajo lo tenemos que hacer fuera de sus efectos, en el día a día, como bien lo sabemos quienes trabajamos con ellas.

Esta web fue creada para difundir información acerca de las plantas y alcaloides con propiedades psicoactivas.

Aquí encontrarás una recopilación de datos generales, químicos, farmacológicos, legislativos, políticos, antropológicos, estadísticos, terapéuticos y espirituales relacionados con el uso ancestral, histórico y contemporáneo de las principales drogas psicoactivas tal cual las veo...

Mi propósito principal es que esta recopilación aunada a la sección de
adicciones, las entrevistas,
la cartografía, los enlaces,
las conclusiones e investigaciones
que aquí expongo,
nos ayude como sociedad a:

  • recuperar el conocimiento ancestral acerca de las plantas psicoactivas,
  • evitar volver a cometer los errores del pasado, resolver los presentes, y
  • sacar el mejor provecho de las importantes herramientas que pueden los psicoactivos bajo el contexto y el propósito adecuados.

Espero que te sea de utilidad.

IN LAKESH

Karina Malpica

____________________________________

Por favor ayúdanos a mantener activa esta web
donando, vendiendo o comprando algo: