MEDITACIÓN
 
 

Hace tiempo fui a una librería, me llamó la atención un libro de Osho y lo abrí al azar, esto fue lo primero que leí:

"La gente que busca drogas realmente lo que busca es la meditación; están buscando algo en el camino equivocado. Su búsqueda es totalmente correcta, pero su dirección está equivocada." (1)

portada

 

Era un librito de citas sobre la meditación. Lo compré, pero nunca lo leí. Mi experiencia con la meditación Vipassana, aunque fue genial y no me canso de recomendarle a todo el mundo que tome al menos un Curso de Vipassana en su vida... no prospeó demasiado. Básicamente porque no soy capaz de dedicar dos horas diarias a la inactividad física que implica la meditación Vipassana. Simplemente no tengo la disciplina necesaria para sentarme una hora por la mañana y otra por la noche, a pesar de los múltiples beneficios que encontré en la breve temporada en la que estuve meditando. Esa falta de disciplina me pesaba y me hacía sentir culpable, por eso no volví a abrir el libro de Osho.

Días después una amiga me pudo en las manos otro libro de Osho diciéndome que era buenísimo. Éste no era sobre la meditación, sino sobre la creatividad. Otra vez lo abrí al azar y esto fue lo que leí:

"El gran atractivo de las drogas de Occidente sólo se produce porque Occidente ha tenido éxito destruyendo completamente el hemisferio derecho, por culpa de la educación obligatoria." (2)

portada

 

Pensé que relamente el espíritu de Osho quería hacerme llegar algún mensaje sobre las drogas (más bien, hacernos llegar un mensaje, a todos los lectores de esta web, así es que me regresé unas líneas atrás para retomar el hilo de tan lúcida aseveración:

Vuelve a ser un niño y serás creativo. Todos los niños son creativos. La creatividad necesita libertad: estar libre de la mente, estar libre del conocimiento, estar libre de prejuicios. Una persona creativa es aquella que puede intentar lo nuevo. [...] Cada niño nace con todas las capacidades para volverse creador. Todos los niños, son ninguna excepción, tratan de ser creadores pero no se lo permitimos. Inmediatamente empezamos a enseñarles el modo correcto de hacer algo. [...]

En algún momento entre los siete y los catorce años sucede un gran cambio en el niño. Los psicólogos han estado investigando el fenómeno, ¿por qué sucede? y ¿qué sucede?

Tú tienes dos mentes, dos hemisferios en el cerebro. El hemisferio izquierdo es el de la mente no creativa. Es muy capaz técnicamente pero en lo que se refiere a la creatividad es absolutamente impotente. Sólo puede hacer algo una vez que lo haya aprendido: y lo puede hacer todo de un modo muy eficiente, perfectamente; es mecánico. El hemisferio izquierdo es el hemisferio racional, lógico, matemático. Es el hemisferio del cálculo, el ingenio, la disciplina, el orden..

El hemisferio derecho es justo lo opuesto. Es el hemisferio del caos, no del orden; esel hemisferio de la poesía, no de la prosa; es el hemisferio del amor, no de la lógica. Tiene una gran capacidad para la belleza, tiene una gran penetración para la originalidad; pero no es eficiente, no puede ser eficiente. El creador no puede ser eficiente, tiene que seguir experimentando. El creador no puede asentarse en ningún sitio. [...] Siempre está dispuesto a correr riesgos. [...]

El hemisferio derecho está funcionando cuando el niño nace; el hemisferio izquierdo no está funcionando. Entonces empezamos a enseñar al niño, sin saber, de una forma acientífica. A través de los siglos hemos aprendido el truco para cambiar la energía del hemisferio derecho al hemisferio izquierdo; cómo paralizar el hemisferio derecho y cómo hechar a andar el hemisferio izquierdo. En eso consiste todo nuestro aprendizaje. Desde el jardín de infancia hasta la universidad, esa es toda nuestra preparación y nuestra, así llamada, educación. Es un esfuerzo para destruir el hemisferio derecho y ayudar al hemisferio izquierdo. En algún momento entre los siete y los catorce años tenemos éxito y el niño muere, el niño es destrozado.

Entonces el niño deja de ser salvaje; se convierte en un ciudadano. Entonces aprende el camino de la disciplina, el idioma, la lógica, la prosa. Empieza a competir en la escuela, se vuelve un egoísta, empieza a aprender todas las cosas neuróticas que prevalecen en la sociedad. Se interesa más por el poder, el dinero, y empieza a pensar cómo puede educarse más y volverse más poderoso. Cómo tener más dinero, cómo tener una casa más grande, y todo eso... da un giro. Entonces el hemisferiod erecho funciona cada vez menos; o funciona sólo cuando estás soñando, muy dormido. O a veces cuando has tomando alguna droga...

El gran atractivo de las drogas de Occidente sólo se produce porque Occidente ha tenido éxito destruyendo completamente el hemisferio derecho, por culpa de la educación obligatoria. Occidente se ha vuelto demasiado educada; eso significa que se ha ido hasta el mismo extremo, hacia un lado. Ahora parece no haber posibilidad..., las drogas no van a desaparecer a menos que se introduzcam en las universidad, en los colegios y en las escualas algunas pautas que puedan ayudar al hemisferio derecho a revivir otra ves. No hay posibilidad de prohibir las drogas sólo con una ley. No hay manera de hacer que se cumpla a menos que el equilibrio interno sea de nuevo restituido.

El atractivo de la droga consiste en que inmediatamente cambias de marcha; del hemisferio izquierdo tu energía va al hemisferio derecho. Eso es todo lo que puede hacer una droga. El alcohol lo ha estado haciendo durante siglos pero ahora hay disponibles drogas mucho mejores: LSD, marihuana, pscilocibina, e incluso, en el futuro habrá mejores drogas disponibles.

Y el criminal no es el consumidor, el criminal es el político y el educador. Ellos son los culpables. Han obligado a la mente humana a irse al otro extremo; hasta tal punto que ahora hay una necesidad de rebelarse. ¡Y la necesidad es muy grande! La poesía ha desaparecido completamente de la vida de las personas, la belleza ha desaparecido, el amor ha desaparecido... el dinero, el poder, la influencia se han convertido en los únicos dioses.

¿Cómo puede la humanidad seguir viviendo sin amor y sin poesía, sin alegría y sin celebración? No durante mucho tiempo.

Y la nueva generación alrededor de todo el mundo está prestando un gran servicio mostrando la estupidez de vuestra llamada educación. No es una coincidencia que los consumidores de drogas casi siempre se han convertido en marginados. Desaparecen de las universidades, de los colegios. No es una coincidencia. Es parte de la misma revuelta.

Y una vez que el hombre ha aprendido los placeres de las drogas se le hace muy difícil renunciar a ellas. Las drogas sólo se pueden dejar si es posible encontrar mejores maneras para poder liberar tu poesía. La meditación es la mejor manera; menos destructiva, menos dañina que cualquier otro tipo de química. De hecho no es perjudicial en absoluto, es beneficiosa. La meditación también hace lo mismo: cambia tu mente del hemisferio izquierdo al hemisferio derecho. Libera tu capacidad interna para la creatividad.

La gran calamidad que va a ocurrir en el mundo a través de las drogas sólo puede ser evitada con una cosa: la meditación. No hay otra forma. Si la meditación se hace cada vez más presente y entra cada vez más en las vidas de la gente, las drogas desaparecerán.

Y la educación debe de comenzar a no estar tan absolutamente en contra del hemisferio derecho y su funcionamiento. Si a los niños se les enseña que ambas partes son su mente, y si se les enseña a usar ambos, y si se les enseña cuándo usar cuál... Hay situaciones en las que sólo necesitas el lado izquierdo del cerebro, en las que sólo necesitas calcular; en el mercado, en los asuntos de la vida cotidiana. Y hay momentos en los que necesitas el hemisferio derecho.

Y recuerda siempre, el hemisferio derecho es la meta, y el hemisferio izquierdo son los medios. El hemisferio izquierdo tiene que servir al hemisferio derecho, el hemisferio derecho es el maestro; porque tú ganas dinero sólo porque quieres disfrutar y celebrar tu vida. Quieres un determinado saldo en tu cuenta bancaria sólo para poder amar con tranquilidad. Trabajas sólo para poder jugar; el juego sigue siendo la meta. Trabajas sólo para poderte relajar. La relajación sigue siendo la meta, el trabajo no es la meta.

La ética del trabajo es una resaca del pasado. Tiene que ser abandonada. Y el mundo de la educación tienen que pasar por una verdadera revolución. La gente no debería ser obligada, a los niños no se les debería imponer patrones repetitivos. ¿En qué consiste tu educación ¿Te has fijado en ella? ¿La has considerado? Es simplemente un entrenamiento de la memoria. No te vuelves inteligente, a través de ella te vuelves cada vez menos inteligente. ¡Te vuelves estúpiodo!

¿Y qué has aprendido? Información. Tu mente está llena de memoria. Puedes repetir, puedes reproducir; en eso consisten tus exámenes. Se considera a una persona inteligente si puede vomitar todo lo que le han echado encima. Primero hay que obligarle a que se lo trague, a que siga tragando, y luego a que en las hojas de los exámenes lo vomite. Si puedes vomitar eficientemente, eres inteligente. Si puedes vomitar exactamente lo que te han dado, se supone que eres inteligente.

Hay que entender esto: puedes vomitar lo mismo sólo si no lo has digerido, recuérdalo. Si lo has digerido no puedes vomitar lo mismo; podría salir otra cosa. [...] Los más estúpidos son considerados muy inteligentes. Es un asunto muy lamentable.

El inteligente puede que no encaje. ¿Sabías que Albert Eisntein no pudo pasar su examen de matriculación? Así es la inteligencia creativa; era difícil para ñel comportarse del mismo modo estúpido en que se estaban comportando todos los demás. (2)

Aún dijo Osho algo más sobre la disciplina que me tranquilizó enormemente y me quitó de encima el peso de la culpa por no poder sentarme a hacer Vipassana todos los días como Buda:

"Disciplina" es una palabra hermosa, pero ha sido mal empleada como todas las demás palabras hermosas en el pasado. La palabra "disciplina" viene de la misma raíz que la palabra "discípulo"; el significado de la raíz de la palabra es: "un procesod e aprendizaje". Uno que está dispuesto a aprender es un discípulo y el proceso de estar listo a aprender es disciplina. [...] El verdadero hombre de disciplina nunca acumula; cada momento muere a todos lo que ha llegado a conocer y se convierte de nuevo en ignorante. Esa ignorancia es realmente luminosa. Una de las más hermosas experiencias en la existencia es estar en un luminoso estado de no-saber. Cuando estás en ese estado de no saber estás abierto, no hay barreras, estás dispuesto a explorar.

La disciplina ha sido mal interpretada. La gente ha estado diciendo a los demás que disciplinen su vida, que hagan esto, que no hagan lo otro. [...] para mí el significado de disciplina no tiene que ver con ninguna serie de mandamientos [...] Tu disciplina tiene que venir de tu mismo corazón, tiene que ser tuya; y hay una gran diferencia. Cuando otra persona te da una disciplina nunca puede ajustarse a ti; sería como vestir las ropas de otra persona. O bien te estarán demasiado grandes o demasiado pequeñas, y siempre te sentirás un poco estúpido con ellas.

Mahoma les ha dado una disciplina a los musulmanes; quizá haya sido buena para él, pero no puede ser buena para nadie más. Buda les ha dado una disciplina a millones de budistas; quizá haya sido buena para él, pero no puede ser buena para nadie más. Una disciplina es un fenómeno individual; siempre que la tomas prestada empiezas a vivir de acuerdo a unos principios fijos, principios muertos. Y la vida nunca está muerta; la vida está constantemente cambiando, momento a momento. La vida es un flujo. [...]

Te enseño el momento y la libertad del momento, y la responsabilidad del momento. Una cosa podría ser correcta en este momento y podría ser equivocada en el próximo momento. No intentes ser consistente, si no morirás. Sólo los mertos son consistentes. Trata de estar vivo, con todas sus contradicciones, y vive cada momento sin ninguna referencia del pasado, ni tampoco ninguna referencia del futuro. Encuentra el nirvana en lo cotidiano. (2)

De esta forma quedé liberada por Osho de la disciplina de la Vipassana. Estuvo bien en su momento, como un primer acercamiento al acto de estar presente y aprendí mucho, por eso sigo recomendando a mis amigos que hagan alguna vez un Curso de Vipassana.

Yo ahora me he puesto a explorar la Meditación Activa, lo cual me ha traído mucho mejores resultados, ya que en efecto estoy creando mi propia disciplina. Esto ha sido importante para sustituir mis experiencias con las drogas. Hace tiempo que ya no pruebo ningún psicoactivo, excepto ayahuasca una o dos veces por año. Y no echo de menos mis experiencias psicoactivas, que también estuvieron bien en su momento, porque he continuado con mi búsqueda de estados alterados de conciencia, ahora sin psicoactivos. He logrado momentos espontáneos de éxtasis (clasificados en mi blog como viajes espontáneos) y momentos indirectamente provocados gracias a la meditación activa. Sobre todo bailando, caminando por el bosque y a veces en algunos de mis talleres...

Leí un tercer libro de Osho donde explica que en realidad cualquier cosa puede ser meditación:

Este es el secreto: desautomatizarte. Si podemos desautomatizar nuestras actividades, entonces la vida entera se convierte en meditación. Entonces cualquier cosa, por pequeña que ésta sea -ducharse, comer, hablar a un amigo- se convierte en meditación. Meditar es una cualidad y por lo tanto puede llevarse a cualquier cosa. No es un acto específico. La gente piensa que meditar es un acto específico, como sentarse de cara al este, repetir ciertos mantras, quemar incienso, hacer esto y aquello a una hora determinada de una forma específica y con un gesto especial. Meditar no tiene nada que ver con todo eso. Esas no son sino formas de automatizarla, mientras que la meditación está en contra de toda automatización. Por tanto, si puedes mantenerte alerta, cualquier actividad es meditación; cualquier acción o movimiento te será de una inmensa ayuda. (3)
portada

 

Así es que, si ya estás listo para concluir con elegancia tu propia exploración de los psicoactivos, espero que Osho te ayude, tal como me está ayudado a mí. Y si aún no estás listo, pues mientras tanto es buena idea leer alguno de sus geniales textos bajo el efecto de tu psicoactivo favorito...

 

Fuentes de consulta

1. Osho: Meditación: el arte de recordar quién eres, Bolsillo Edaf, Madrid, 2003.

2. Osho: Creatividad: liberando las fuerzas internas, Editorial Debate, Barcelona 2001.

3. Osho: Meditación: la primera y última libertad, Grijalbo, Barcelona, 2005